• Montoro rebajará las retenciones en nómina para dinamizar el consumo

    La reforma tributaria se aprueba el viernes y no van a subir el IVA ni los impuestos especiales.
    La reducción del tipo en Sociedades al 25% para las grandes empresas se hará en dos etapas.

    La reforma fiscal enfila ya su recta final, pues todo se está preparado para que se presente este viernes, y su medida estrella, la rebaja del IRPF, ya se encuentra casi completamente perfilada. De hecho, ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro se reunió tanto con los representantes de los empresarios como con los de los trabajadores autónomos, para confirmarles que habrá rebajas en los porcentajes de las retenciones en las nóminas, que se notarán ya en los cobros correspondientes a enero de 2015, lo que repercutirá de forma casi inmediata en el consumo. El sistema de módulos sólo sobrevivirá en los sectores con venta directa al público.

    En particular, el 21% que ha estado vigente para los ejercicios 2012 y 2013, y lo estará para 2014, se verá reducido en dos puntos porcentuales, hasta el 19%.

    Fuentes cercanas a las conversaciones revelaron a elEconomista que Hacienda persigue hasta tres objetivos con el aumento del poder adquisitivo del que disfrutarán los asalariados a finales de mes. En primer lugar, es obvio que el Gobierno sabe que ese gesto será bienvenido a la hora de reconciliarse con su caladero de votantes, después de que la abstención fuese la opción preferida por gran parte de ellos en las elecciones europeas del pasado mes de mayo.

    Más allá del afán de ganar terreno ante los próximos comicios generales y autonómicos, en Hacienda tienen claro que las menores cantidades retenidas van a contribuir a un aumento del consumo que solamente puede contribuir a reforzar la recuperación ya iniciada.

    De ese modo, será posible que el PIB esté creciendo en el próximo ejercicio a tasas cercanas a los dos puntos porcentuales, como está previsto en el Programa de Estabilidad remitido a Bruselas en mayo pasado.

    Corrección permanente

    Y todavía hay más. El hecho de que las retenciones sean menores también servirá para dotar de permanencia a la corrección de uno de los desequilibrios más arraigados que venía arrastrando la economía española. El Ejecutivo se encuentra a gusto con la moderación de salarios, que se ha convertido en la norma en prácticamente todos los sectores y trabaja para que la tendencia se mantenga. En otras palabras, reducir el mordisco mensual de Hacienda a la nómina implica una influencia indirecta en la negociación colectiva para los próximos años, en la que ya se encuentran enfrascados tanto la patronal como los sindicatos.

    Puede contribuir a dejar desactivadas las presiones para que los sueldos empiecen a subir.

    Fuera anomalías

    Apuntan desde el Gobierno que ya se consiguió terminar con anomalías como las subidas salariales en tiempos de recesión (tuvieron lugar en 2009) y ahora ha llegado la ocasión de evitar subidas de sueldos precipitadas.

    Pero no todo va a ser IRPF en la reforma fiscal que se conocerá el viernes 20 de junio. En lo que respecta al tributo que grava los beneficios empresariales, Montoro informó a los representantes de las patronales CEOE y Cepyme (Juan Rosell y Jesús Terciado, respectivamente) que el tipo máximo de Sociedades pasará del actual 30% al 25% en dos tramos.

    El primero tendrá lugar en 2015, hasta el 27,5%, mientras que la segunda, en 2016, será la que sitúe el gravamen en los 25 puntos porcentuales. Para las empresas de nueva creación, se baraja además un tipo todavía más reducido del 15%.

    Más allá de los impuestos directos, los planes con respecto al IVA no han cambiado y “no se prevé ninguna subida” de este tributo indirecto, ni tampoco de los impuestos especiales, según aseguró ayer Lorenzo Amor, el máximo representante de ATA, tras su reunión, mantenida por la tarde, con el ministro Montoro. Esa garantía supone una “gran noticia” para todos los autónomos a los que Amor representa.

    El también portavoz de este tipo de trabajadores, Sebastián Reyna, presidente de UPTA, puntualizó que sí se producirá el alza del IVA sanitario que Bruselas estipula, aunque adelantó que pueden librarse productos como las tiritas.

    Aparte, desde el Ministerio de Hacienda inciden en que aún quedan algunos aspectos importantes por cerrar en la inminente reforma tributaria, y explican que aquellos temas que siguen estando pendientes, o en los que existe algún fleco abierto, requieren un último debate por parte del Gobierno en el seno de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos. Este encuentro podría adelantarse a mañana, debido a la coronación real.

     

    Leave a reply →

Deje una respuesta

Cancelar respuesta

Photostream